viernes, 15 de enero de 2010

Somos y seremos autoridad pública

Esta mañana he leído la noticia en la prensa. El Consejo de Gobierno de Madrid ha acordado que la Ley de Autoridad del profesorado, sea de aplicación a todos los docentes, públicos, privados y concertados. Por lo que lo que este gremio gozará de una protección JURÍDICA especial, así como del PRINCIPIO DE VERACIDAD.
El proyecto de Ley, obliga a los alumnos a reparar los daños que causen, intencionada o por negligencia, sobre las instalaciones del centro, los materiales del mismo, y las pertenencias de otros miembros de la comunidad. Siendo los padres, quienes asuman la responsabilidad civil.
Pinchar aquí para ver artículo.
Un pequeño paso para la Ley un gran paso para la humanidad. Es cierto que los grandes incidentes se muestran aislados pero también es cierto que muchos de los problemas que nos encontramos en la dinámica escolar se minimizan, hasta se ocultan, con tal de no proporcionar mala fama al centro, no aumentar la tensión entre los miembros de la comunidad educativa, por no crear más enfrentamientos dentro y fuera de las instalaciones escolares.
Esta Ley complementa nuestra profesión pero... queda claro que no será la panacea para muchos de los conflictos que se observan en los centros educativos. Que nadie crea que ya con esto todo será un camino de rosas perfumadas y sin espinas.
No hay vida sin conflicto. Cierto. Pero es mejor una vida donde los conflictos encuentran solución entre las partes que vivir con la falsa ilusión de que todo está bien. Tremenda bomba de relojería.
Es una buena noticia y espero, deseo, que se vayan sucediendo algunas más con respecto a la atención psicológica del alumnado desde el propio centro educativo (un poco más allá de la intervención del orientador), con respecto al personal sanitario permanente en los centros, con respecto a la consiliación laboral de todos los padres trabajadores (incluidos los docentes, que también trabajan), con respecto a la idoneidad de ciertas "tradiciones" no escritas, con respecto a los procesos selectivos (donde brille la objetividad), con respecto a la masificación de las aulas (es que ningún padre se da cuenta, que menos es más), con un largo etcétera que hará que la educación poco a poco vaya alcanzando ese nivel de calidad que proclamamos a gritos pero que nadie, parece ser, que tienen muy claro como alcanzar.
Si preguntaran verían como obtienen respuesta.

1 comentario:

Mi colegio Adán del Castillo dijo...

Buena noticia :-)...Como todo...Que se use correctamente.

Saluditos guapa

Noemí